TODO LO QUE HAY EN EL                                   BOSQUE DE CHAPULTEPEC

Texto: Alfredo Sánchez.
Fotografía: Antonio Gallardo.

Chapultepec-12.jpg

 

Con una superficie que equivale al doble de la de Central Park, en Nueva York, el Bosque de Chapultepec de la Ciudad de México es el área verde más importante en su tipo en América Latina. Pero rendirnos ante su inabarcable superficie sería reducir su importancia a la de un mero pulmón urbano. Hay que decir que este lugar está hecho de historias y dispuesto a proveer muchas más. Es un punto de obligado escape para el fin de semana y, sin la necesidad de salir de la ciudad, nos hace sentir fuera. En lo cotidiano es también un referente de actividades culturales, un espacio para practicar ejercicio, llevar a pasear a los perros o caminar sin prisa. Así que, para aprovechar al máximo Chapultepec y estar actualizados, hay que estar en contacto con él para conocer lo que nos ofrece día con día.

REGRESO A LA INFANCIA 

Dentro de la Primera Sección se encuentra el Lago Mayor, un lago excavado a principios del siglo pasado por orden del presidente Porfirio Díaz, en el que desde hace décadas es posible pasear en lanchas que puedes rentar para dar un paseo, y remar o pedalear hasta encontrar un rincón para leer un libro o tomar algunas fotos. Hay lanchas de dos hasta cinco personas y la renta oscila entre 50 y 100 pesos; sólo necesitas entregar una identificación y es necesario cumplir con temas de seguridad, como el uso obligatorio de chaleco salvavidas. El otro punto más popular dentro de esta sección es el Zoológico de Chapultepec, que, polémicas aparte, es de los más visitados del mundo. Sus principales objetivos son la recreación, la educación, la investigación y la conservación, sobre todo la reproducción en cautiverio de especies como el conejo de los volcanes, el lobo mexicano, el ocelote y el panda gigante, entre otros. Además, hoy el zoológico tiene un nuevo hospital y laboratorios, y cuenta con un proyecto para un nuevo centro de atención para visitantes y área educativa que incluirá una biblioteca, centro de exposiciones y un auditorio.

JARDÍN DEL EDÉN

Si comenzamos por lo obvio, Chapultepec es un bosque, y lo congruente sería que incluyera un espacio que permitiera apreciar la biodiversidad de la zona donde está ubicado, el Altiplano mexicano. Pegado a las rejas que dan a Paseo de la Reforma, se encuentra un jardín botánico de cuatro hectáreas donde, a lo largo de 18 secciones, se exhiben plantas domésticas, ornamentales, medicinales y alimentarias de distintos tipos. Además, hay un orquidario (una estructura central blanca con mosaicos azules y rojos) en el que se exhiben 200 especies, y un invernadero. Basta pasar un par de horas para observar la diversidad y descubrir nombres curiosos de plantas como nomeolvides o chisme. Éste no es un espacio dedicado sólo a la contemplación, también se imparten talleres y cursos que promueven un estilo de vida sustentable. Al ser el principal lugar para la conservación botánica, el año pasado fue designado sede del Primer Festival de Flores y Jardines (celebrado cada abril), evento que, además
de impulsar el paisajismo, la floricultura, la horticultura y el arte floral, también contribuye a la reincorporación de la naturaleza en zonas urbanas de la ciudad y fomenta el rescate y el cuidado de espacios verdes en áreas urbanas.
 

.


 

 

 

EL SECRETO

En un bosque tan amplio como el de Chapultepec, siempre habrá espacio para lugares secretos o al menos poco conocidos. Caso concreto: el Audiorama. Pese haber sido inaugurado en 1972, el Audiorama es un sitio que ha pasado inadvertido durante muchos años. Está ubicado en la caverna de Cincalco, que es algo así como una gruta de la época prehispánica utilizada como pasaje entre el mundo de los muertos y el de los vivos. Se trata de un escape auditivo de la ciudad que te permite alejarte del ruido y experimentar una sensación de paz al escuchar su música. La combinación del olor a tierra húmeda con las ergonómicas bancas de colores, sumada a la música, te permitirán relajarte y desconectarte.

LA CIUDAD DE LOS MUSEOS

La Ciudad de México es una de las ciudades con mayor cantidad de museos en el mundo, y algunos de los más importantes se encuentran en Chapultepec, a una distancia que puede recorrerse a pie. Por su legado y arquitectura monumental, destacan el Museo Nacional de Antropología, el Castillo de Chapultepec (Museo Nacional de Historia) y el Museo Tamayo (dedicado al arte contemporáneo), sin duda los protagonistas tanto para chilangos como para turistas, con colecciones permanentes y exposiciones temporales que compiten con las de cualquier museo internacional, y siempre son una garantía. Aquí también está el Museo de Arte Moderno (mam), que además de piezas como Las dos Fridas (1939), presenta muestras de arte, fotografía o arquitectura.
Además, en el interior del bosque hay otras joyas menos conocidas y para diversos públicos. En la Segunda Sección, por ejemplo, están muy cerca dos museos para niños: el Museo de Historia Natural y el Papalote Museo del Niño. Pero no necesitas tener hijos o sobrinos para ir: todos los jueves, de 19 a
23h, el espacio abre para adultos, así que si saliendo de la oficina buscas algo más allá del boliche o el gimnasio, puede ser un buen plan conocer el museo y ver un documental en el Domo Digital o la Megapantalla.
Cerca de ahí está el Museo Jardín del Agua o del Cárcamo de Dolores, restaurado en 2010 junto con la Fuente de Tláloc, como parte de un proyecto para concientizar a los visitantes para que conozcan el funcionamiento de la red de suministro de agua potable a la ciudad, y así fomentar la conciencia e interés ciudadano sobre el manejo del agua —muy plausible en un momento en el que vivimos—. El protagonista aquí, además del agua, es el mural que Diego Rivera pintó de más de 200 metros cuadrados de superficie, los cuales se encuentran cubiertos de agua, de hecho, es el único mural subacuático del mundo.
Los centros culturales que abundan en la zona ofrecen otra alternativa de vivir Chapultepec. La Casa del Lago Juan José Arreola es un buen ejemplo. Es el primer centro de extensión de la cultura de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), fundado fuera del campus universitario, y ofrece una variedad de manifestaciones artísticas: exposiciones, danza, teatro, música, cine, artes visuales, cursos y talleres, y goza de una ubicación privilegiada: al pie del Castillo de
Chapultepec y a la orilla del Lago Mayor. Además, cerca
de ahí está Quinta Colorada, donde nacen muchas de las actividades culturales realizadas en el Bosque, dirigidas al público de todas las edades. De jueves a domingo, por ejemplo, a partir de las 9 a.m. y hasta las 2 p.m. hay clases de yoga.

 

 

 

Lee el artículo completo al subscribirte gratis a nuestra versión impresa